La política no es un sitio para las mujeres

El 8 de agosto del 2017 pudo haber sido en el Congreso uno de los días más importantes para la reivindicación de los derechos de las mujeres. Ese día se realizó el debate de Violencia Contra la Mujer convocado por las senadoras de la Bancada de Mujeres del Senado (todas las senadoras mujeres)  e impulsado por las Organizaciones de Mujeres de la Sociedad Civil (Sisma Mujer, Mesa de Seguimiento Ley 1257, Humanas y Red Nacional de Mujeres entre otras).  En Colombia cada 20 minutos una mujer es víctima de violencia sexual, cada 4 días una mujer es asesinada por su pareja o expareja y el 64,1% de las mujeres sufren de violencia psicológica, solo por nombrar unas cifras de la pandemia de violencia contra la mujer que ocurre en todo el país. Sin embargo, como es costumbre, los congresistas brillaron por su ausencia. Al final de la sesión de los 102 senadores, no había más de 35 congresistas. Senadores hombres no había ninguno del partido Cambio Radical ni del partido Liberal, uno del partido Alianza Verde, dos del Polo Democrático,  tres de la U, uno del partido Conservador y otro del partido indígena. Como siempre, el Centro Democrático contaba con la mayoría de sus congresistas.

ausentismo senado

Fuente: El Tiempo (2017)

Sin duda, el congreso es un escenario de hombres en el que las mujeres aún no participamos con contundencia ni en mayoría. Por eso el Congreso es un espacio donde nuestras principales problemáticas no tienen la representación suficiente y no son tomadas con la seriedad necesaria para crear cambios reales. En el periodo de 2014 a 2018 se aplicó por primera vez la Ley de Cuotas para elecciones nacionales. La Ley 1475 de 2011 obliga a que las listas que  presenten los partidos políticos al Senado y Cámara de Representantes estén compuestas por mujeres al menos en un 30%  (Esta fue inspirada en Ley 580 de 2000 que obligó la participación del 30% de mujeres en los altos cargos públicos).  En este periodo se eligieron un total de 55 congresistas, lo que representa  el 21% del Congreso de la República. En Colombia, las mujeres somos el 52% de la población.

Es decir, en pleno 2018 las mujeres no tenemos autoridad política en el Congreso de la República. Y no sólo eso, las pocas mujeres que sí participan en el Congreso enfrentan la violencia política dirigida hacia ellas. Según el Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria – NIMD– (2016),  al 24% de las mujeres en el Congreso se les restringe el uso de la palabra (lo vimos a menudo en especial con congresistas como Claudia López y Paloma Valencia) y al 21% de las mujeres les faltaron al respeto: las ridiculizaron o descalificaron públicamente por sus propuestas. Sin duda, el Congreso no es un lugar para las mujeres, no porque no pertenezcan allí (todo lo contrario, es donde deberían estar), sino porque en el no encuentran el respeto y la representación a la que tienen derecho.

Estamos en año electoral y todo el mundo está a la expectativa de lo que viene. ¿Seremos capaces de renovar un congreso sin corrupción? ¿Los ciudadanos daremos nuestro voto por lo que realmente importa o una vez más venderemos nuestro voto? ¿ Los colombianos al fin  votaremos por mujeres que de sobra merecen representarnos, o las vamos a ignorar porque pensamos que no están preparadas para el cargo?

En Colombia,  el 62.5% de las mujeres no confía en la política. Pero no es de sorprenderse cuando  la política no nos representa y ni si quiera nos respeta, ¿cómo vamos a creer que puede hacer algo por nosotras?

Lastimosamente las elecciones de este año no pintan mucho mejor.  La evidencia muestra que a mayor número de mujeres inscritas en las listas, mayor probabilidad de ser elegidas. El partido político con mayor número de candidatas es el partido Alianza Verde (ver gráfico), pero representan tan solo el 34% del total de la lista presentada por el partido. Porcentualmente el partido que más número de candidatas presentó al senado fue el Movimiento Político Mira con el 62,5% de mujeres en sus listas. Solo dos partidos superaron el porcentaje del 40% y dos partidos no presentaron candidatos ni candidatas al Senado: los partidos Patria Nueva y Reserva Activa, y Sociedad Civil Colombiana.  

Pero no se trata solo de que las mujeres hagan parte de las listas de los partidos, sino también de la posición que ocupan en las listas.  En estas elecciones de las 16 listas, solo dos están encabezadas por mujeres, la del Movimiento Político Mira con Ana Paola Agudelo y la de Todos Somos Colombia con Diana Paola Alarcón. Y la posición en la lista no es cualquier cosa, pues mientras una candidata esté más cerca al primer renglón de la lista, aumentan las probabilidades de ser elegida. Podría decirse que  la posición que ocupa una candidata en la lista revela la confianza que deposita en ella su partido. Así que estamos mal.

Candidatos Senado 2017

Fuente: Elaboración propia con datos ONU-Mujeres (2018)

En las últimas elecciones elegimos 22 mujeres para el Senado. Hoy 305 son candidatas, pero en realidad ¿cuántas alcanzarán la curul? Es cierto que desde el 2014 los partidos políticos han venido trabajando en la implementación de una agenda de género desde adentro en cada partido. Algunos como el partido Alianza Verde, el Centro Democrático, el Partido Liberal y el Partido Conservador se han preocupado al menos por la creación de un Comité y Organización de mujeres dentro de su estructura. Sin embargo, los partidos políticos no están apoyando a sus lideresas para entrar en la política. El NIMD (2016) encontró que el 42% de congresistas, diputadas, concejales, ediles y mujeres en las Juntas de Administradoras Locales nunca recibieron apoyo dentro de su campaña y el 42% de las mujeres dijo que lo recibían esporádicamente.

En mi experiencia en el congreso, el apoyo no parece ser el más consistente o existente.  Las mujeres protagonistas no lo son gracias al apoyo de su partido, sino a pesar del apoyo de su partido. Y la verdad esto ya esta mandado a recoger.  Los colombianos estamos listos para que mujeres lideren y ostenten el poder en la misma medida en que lo hacen los hombres. Según el Observatorio de la Democracia Uniandes, el 70% de la población está de acuerdo con la implementación de una cuota de género en las listas de candidatos a las elecciones y el 50% de los colombianos le tienen más confianza a una mujer candidata. Los partidos están fallando al no preparar a sus candidatas ni ponerlas en lugares preponderantes en su jerarquía organizacional y política.

Las mujeres estamos preparadas, pero entrar en el espacio político es una lucha diaria. Para poder tener un debate de Violencia Contra la Mujer sin ausentismo, es importante que los políticos inviertan en las mujeres, les crean, las apoyen y estén dispuestos a compartir el poder político del que se han adueñado en tantos años. Mi decisión personal este año electoral para el congreso fue apostarle a dos mujeres que están no solo muy bien preparadas, pero que se que sobre todas las cosas van a defender nuestros derechos. Son mujeres que se que van ayudar en la construcción del espacio para que la política si sea un espacio de mujeres.

Un comentario sobre “La política no es un sitio para las mujeres

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: