El mito de la virginidad

Mientras exista el mito de la virginidad, mientras nuestro valor como persona dependa de un estándar inventado de pureza, nuestra sexualidad nunca será libre e independiente. Quiero que cada una de las mujeres que están leyendo esta columna intenten acordarse de sus primeras experiencias sexuales. ¿Sintieron culpa? ¿Vergüenza? ¿Pena? Es inaceptable que vivamos en una sociedad que nos obligue a sentirnos así. Las invito a que descubramos en qué consiste el mito de la virginidad y a que lo mandemos a la mierda.

Carta de una feminista furiosa a los escépticos

Querido escéptico: Tu sabes quien eres. Nos hemos encontrado varias veces en la vida y sueles cambiar de cara cada día. Has sido mi novio y mi ex, mi amigo (con derechos y también sin ellos), mi amiga del colegio que me quiere a pesar de lo que pienso, y de lo que digo y cómo lo digo. Te has presentado con la cara de mi papá, de mi hermano, de mi tío y de varios de mis primos y no menos veces como amiga de mi mamá o mamá de alguna de mis amigas. Y a veces no tienes cara y te me presentas como comentario en este blog o en mis redes sociales. Te escribo por que a pesar de las muchas veces en que solo me has visto como una feminista excéntrica, resentida o demasiado ruda para poder hablar conmigo sobre feminismo, también en algún momento y con varios niveles de interés, has hecho evidente al menos algún indicio de querer comprender esta causa que he tomado como bandera.

Poderosísima víctima

Decir “dejen de quejarse” o “dejen de victimizarse” es una forma de queja en sí misma, es una manera de decir: "lo que denuncias me incomoda así que deja de incomodarme”. Y esto sí que es victimizarse en el pleno sentido de la palabra: es sentirse víctima de ataque inexistente, asumir una actitud pasiva ante un problema y librarse de toda responsabilidad, es decir: “esto no me gusta pero no es conmigo o no quiero nada que ver con ello”.

Inventarnos el amor desde cero

A veces me engaño y pienso que siempre fui feminista. Pero no es verdad. Había en mí un millón de semillas. Y esas semillas tenían ya raíces fuertes. Pero este feminismo, que es hoy la piedra angular de la persona que soy, nació, creció, y se hizo poderoso cuando me rompieron el corazón. Porque fue... Leer más →

Una feminista fashionista es una fashionista empoderada

¡Bienvenidos y bienvenidas al 2018! Un año que desde ya promete grandes cambios y turbulencias económicas, políticas y sociales en el mundo y particularmente en Colombia (por aquello de las elecciones). Pero también será un año en que ciertas cosas permanecerán tal y como han sido en años anteriores. Por ejemplo, ¡las rebajas de enero!... Leer más →

El mito de las mujeres sin pelo: Sobre como aprendí que mi decisión de depilarme nunca fue libre.

Aprendí que la depilación consiste en esto: todas las mujeres tenemos naturalmente pelo en el cuerpo, pero todas nos creímos el cuento de que no deberíamos tenerlo. Entonces todas nos sometemos a una cantidad de procesos dolorosos para eliminar los pelos que tenemos, pero que creemos no deberíamos tener. Y tenemos que guardar un doble secreto: que tenemos pelo, y que nos lo quitamos. Y que para guardar el secreto entonces nos toca castigar a las mujeres que no se someten a los dolorosos, incómodo y costoso procesos de eliminación del pelo. Y al final de cuentas, lo femenino se vuelve el proceso de quitarse los pelos y no el hecho de que todas los tenemos.

La feminista perfecta

Una sabia amiga me dijo la siguiente frase: el costo marginal de la perfección, realmente era de la excelencia pero también aplica, es muy alto. Es muy alto porque requiere de un esfuerzo enorme el siempre estar tratando de alcanzar el estándar que alguien más quiere para mí.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑