Domingo de Invitadas: Mea Culpa

Por Alida Jimenez Si algo malo me pasó Fue mi culpa No digo que pasó, No estoy acusando, Pequé de estar desnuda Debajo de la ropa Provoqué todo lo malo Por arañar su rostro Mi madre siempre lo dijo Nunca toques la cara de la gente Oh víctima él Me culparé por ser quien soy... Leer más →

Carta a mi acosador

¿Quién dirige el mundo, si las mujeres ni si quiera pueden salir a correr? Ilustración de @viivs_ Sí, esta es una carta dirigida a usted. Usted que se para en cualquier esquina de la calle a ver pasar a las mujeres, el mismo que va caminando y no puede evitar mirar hacia atrás después de... Leer más →

Historias de un Call Center

La mayoría de mis días empiezan con la siguiente frase: ¨Hola soy Andrea, y voy a ser tu agente de hoy”. No trabajo en un call center caliente. Trabajo atendiendo a venezolanos que quieren enviar dinero a sus familias en Venezuela. La segunda frase que escucho cuando el cliente es un hombre empieza de la... Leer más →

Poderosísima víctima: de cómo denunciar la violencia de género no es “victimizarnos”

Decir “dejen de quejarse” o “dejen de victimizarse” es una forma de queja en sí misma, es una manera de decir: "lo que denuncias me incomoda así que deja de incomodarme”. Y esto sí que es victimizarse en el pleno sentido de la palabra: es sentirse víctima de ataque inexistente, asumir una actitud pasiva ante un problema y librarse de toda responsabilidad, es decir: “esto no me gusta pero no es conmigo o no quiero nada que ver con ello”.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑