Poderosísima víctima

Decir “dejen de quejarse” o “dejen de victimizarse” es una forma de queja en sí misma, es una manera de decir: "lo que denuncias me incomoda así que deja de incomodarme”. Y esto sí que es victimizarse en el pleno sentido de la palabra: es sentirse víctima de ataque inexistente, asumir una actitud pasiva ante un problema y librarse de toda responsabilidad, es decir: “esto no me gusta pero no es conmigo o no quiero nada que ver con ello”.

Entrada destacada

Señora Vicepresidenta

Hoy regreso para hablarles de política, porque en la coyuntura en que nos encontramos nunca habrá  demasiadas columnas de política. Los medios han hecho un trabajo excelente cubriendo a los candidatos presidenciales, sus vidas, sus propuestas, la manera en que ven al país y cómo lo quieren moldear en el futuro (para bien o para... Seguir leyendo →

¿Por qué necesitamos más Juanitas en la política?

Necesitamos más Juanitas porque la política también puede tener una cara positiva, porque deberíamos poder sentir admiración por nuestrxs congresistxs, porque nos deberían inspirar a ser mejores personas. Necesitamos más Juanitas en la política porque el país necesita personas preparadas y estructuradas, que estén plenamente conscientes de la importancia de las diferencias, el diálogo y el consenso, que valoren la diversidad y quieran proteger a todos los ciudadanos, que reconozcan la importancia de la paz, no solo como discurso sino en la práctica, que representen grupos que han sido históricamente excluidos dentro de la sociedad, que puedan darle voz a las minorías, entre muchas otras razones.

Confesiones de una feminista cristiana

Si usted ha crecido de alguna manera en cualquier entorno religioso, entenderá que en éste la palabra feminista tiene una connotación negativa. De la misma manera, cuando uno llega a un círculo intelectual y afirma que es creyente también tiene una connotación negativa.

Inventarnos el amor desde cero

A veces me engaño y pienso que siempre fui feminista. Pero no es verdad. Había en mí un millón de semillas. Y esas semillas tenían ya raíces fuertes. Pero este feminismo, que es hoy la piedra angular de la persona que soy, nació, creció, y se hizo poderoso cuando me rompieron el corazón. Porque fue... Seguir leyendo →

Blog de WordPress.com.

Subir ↑