Autor: sietepolas

#DomingoDeInvitadas: Por qué parece que gritar es lo único que nos queda

Autora Invitada: Daniela Mahecha* ¿Cuántas veces hemos tenido que escuchar el discursito que dice que las mujeres nos victimizamos? ¿Cuántas veces ese discurso ha venido de otras mujeres? Aunque estemos cansadas de tanta falacia, el sermón se repite incesantemente, con toda su violencia y su cinismo, incluso en boca de nuestra queridísima vicepresidenta. A esta mujer de la clase alta colombiana, sesgada por la sombra de cierto ex presidente, le pareció sencillo decir, en televisión nacional, que la solución al maltrato contra la mujer está en invertir en la mujer. Como si solo proyectara la grabación de voces bastante conocidas y repulsivas para nosotras, afirma que el problema está en la falta de educación de las mujeres que se pobretean tratándolas de víctimas. Ante una cámara, que pronto la pondría frente a millones de mujeres que lloran, vomitan, escuchan insultos y órdenes o se limpian la culpa, la pena, el odio y la sangre, concluye que lo único que puede hacer el Estado es brindar más “oportunidades” de educación y trabajo para el género femenino. …

#DomingoDeInvitadas: Sobre el acoso en el transporte

Autora invitada: Lina Marcela Quiñones                                                                Foto: Ana María Bolívar Para las mujeres, salir a la calle en cualquier ciudad del mundo es un acto de valentía. Constantemente estamos expuestas a una cantidad de manifestaciones de violencia, que van desde las miradas morbosas hasta el feminicidio. Todas conocemos bien el vacío en el estómago que se siente al estar caminando solas y de noche por algún lugar de la ciudad, o la manera en la que se nos hiela el corazón cuando alguien nos camina detrás. Entre estas manifestaciones, una de las más extendidas – y que aún no se toma con la seriedad que debería – es el acoso sexual callejero. Bogotá tiene una situación especialmente crítica frente a este problema, pues fue catalogada como la ciudad con el sistema de transporte más peligroso para las mujeres en el 2014, y más recientemente, como la …

#DomingoDeInvitadas: La geopolítica, el cuerpo y el nacimiento

Domingo de Invitadas por Luisa Ospina Recuerdo cuando mi mamá me contó sobre el nacimiento de mis hermanos. Cuando vienes de una gran familia, estas son historias obligadas en cada reunión familiar. Sin embargo, mi madre rara vez habla de cómo fue mi nacimiento y nunca quise preguntarle los detalles. Todo lo que sabía era que había sido por cesárea. A diferencia de mis hermanos, que son mayores que yo, en el momento de nacer, las condiciones eran difíciles y mi madre eligió que dos de ellos nacieran por parto natural, en su propia casa, algo que sería impensable en estos días. Lo único que sabía era que, aunque había sido muy doloroso (como se supone que es, si consideramos que, en términos médicos, el dolor que experimenta una mujer al dar a luz equivale a romperse 27 huesos de su cuerpo al mismo tiempo), mi madre nunca habló sobre el dolor, sino sobre la felicidad de traer una nueva vida. Sin embargo, mi nacimiento fue mucho más complejo de lo que pensaba. Mi madre …

#DomingoDeInvitadas|Los hombres muertos en vida por amor

Por: Paula Santos Típico de un hombre de clase media-alta. Los que tienen abundantes vellos en el pecho cazan con facilidad a las mujeres refinadas. Buscan especialmente a esas que son casi como barbies. Es curioso que busquen aquello que son lo opuesto a su aspecto. Parece ser como la búsqueda de algo tan leve e indefenso como su ego que solo es voluminoso por tener los miles de vellos. Diría que su ego es igual de hermoso que un limpiador de inodoro. De los blancos que se ensucian de marrón al intentar solucionar una embarrada. Algo que despierta mi curiosidad de igual manera es que deben depilar su mayor signo de hombría, el falo. Necesitan estar limpios para que el animal de su misma especie y de sexo opuesto, la hembra, se sienta satisfecha. Mientras más peludo arriba será más indefensa la mujer que desean, y al estar bien depilado abajo, indefensos, se sentirán más deseados. Así de incoherente son los hombres de mi generación. La fotito, el restaurante más caro, los tragos más …

#DomingoDeInvitadas: Una relación no-feminista de una feminista

Ilustración de Eryn Lougheed  #DomingoDeInvitadas Las relaciones de pareja de una feminista suelen ser selectivas –o eso pensaba yo–, puesto que te empeñas en buscar Alguien que entienda tú decisión de vida –el ser feminista–, que se integre y te acompañe en la construcción de una relación crítica y que rompa con dinámicas patriarcales, misóginas y hetero-normativas.  Se trata, entonces, de un esfuerzo diario y cotidiano de romper con esquemas que reproducimos inconscientemente, pero hoy vengo a contarles la historia de una feminista que dejó de serlo por “amor”. Mi ex pareja es –supongo que todavía es así– un hombre crítico que luchaba contra las injusticias sociales y la inequidad propia del sistema imperante. Debo admitir que eso es lo que me enamoró de él: esa intención de re-construir una realidad distinta y más justa, a pesar de sus privilegios y comodidades. Al principio, sentía que todo iba de maravilla. Él aceptaba que fuera feminista y su pensamiento crítico y tendencias políticas alimentaban mi consciencia no conformista de la realidad. A pesar de esto y …

#DomingoDeInvitadas: Sobre encontrar el amor donde no se le busca.

Ilustración por Caro Ocampo Por Laura Gallo Tapias para #DomingoDeInvitadas A pesar del riesgo de sonar como un horóscopo o como autoayuda barata, quiero escribir sobre la búsqueda del amor. Como mujer feminista y bisexual, trabajando en investigación sobre salud mental y problemas de género, y como la persona ridículamente sentimental que soy, éste es un tema relevante para mí desde muchas perspectivas. Concuerdo con la columna de Nathalia Guerrero, publicada en Vice el 20 de febrero, en la que dice que el proceso de “deconstruir” el amor que nos enseñaron, el amor monógamo y romántico y heterosexual y patriarcal, puede ser muy doloroso. Implica estar incómoda la mayoría del tiempo y asumir la incertidumbre. Para mí, significa reflexionar mucho sobre las distintas maneras en las que puedo hacer daño y evitarlas activamente, repensando con cada encuentro, con cada nueva persona, cómo puedo herir y cómo debo cuidar a quienes me importan (y también, muchas veces, a quienes están implicados tan sólo indirectamente: el “daño colateral” en las relaciones de pareja también suele ser evitable). …