Columnas
Comment 1

La diversidad de las mujeres y la fragilidad de la masculinidad

Ilustración por @viiivs_

Normalmente no veo televisión. No solo porque no encuentro fácil algo que me atraiga y me mantenga conectada, sino porque tampoco tengo mucho tiempo para hacerlo. Los realities tampoco me parecen atractivos porque a pesar de que aparentan mostrar la realidad, tenemos más que claro que todo está montado para conseguir rating. Sin embargo, hace algunos días vi un alboroto en redes sociales y en las noticias del país porque una mujer transgénero hacía parte de un reality de televisión para modelos. El escándalo fue mayor porque esta mujer es bellísima y porque varios de los hombres que se encuentran en el reality y muchos de los televidentes coincidían en que era la mujer más linda dentro del programa.

Apenas se reveló el hecho que Mara era una mujer trans los comentarios cambiaron significativamente: “Qué asco!”, “A mí me gustan otras cosas!”, “El macho es macho aunque se opere”, etc. Empezaron a llegar por todas partes. Y en el mismo programa uno de los participantes dijo: “Yo soy muy respetuoso con eso, pero conmigo no va. Yo no tengo nada en contra de los trans pero yo soy muy machista. Me encanta las mujeres, pero avísenme desde un principio”.

Imagen tomada del Instagram de Mara Cifuentes

Teniendo en cuenta lo anterior, surgieron varias preguntas en mi cabeza: ¿Por qué el rechazo automático de algunos hombres después de enterarse que Mara es una mujer trans? ¿Una persona solo les parece linda y digna de tener una relación si pueden sexualizarla? ¿Por qué un hombre se sentiría que se afecta su masculinidad al estar con una mujer trans? ¿Eso quiere decir que lo único que le interesa al hombre de una mujer es lo que tiene dentro de sus piernas?

Antes de empezar a responderlas quiero que tengamos claridad frente a la palabra transgénero y para eso voy a citar a nuestra pola Pío y su increíble diccionario de sexualidad, género e identidad donde la define como: “…una persona cuya identidad de género no corresponde con el sexo asignado al nacer. Por ejemplo, una persona con órganos sexuales masculinos pero que se identifica como una mujer es una mujer transgénero. Una persona que nace con órganos sexuales femeninos y se identifica como hombre es un hombre transgénero”.

Para mí, como para algunas de las polas, muchas de las preguntas señaladas son consecuencia de la masculinidad tóxica, esa masculinidad que el patriarcado a lo largo de la historia nos ha impuesto y nos sigue diciendo que debería ser.  Le hemos enseñado a los hombres que no pueden llorar, que deben ser fuertes porque, según la RAE, su sexo les atribuye esa característica, que deben ser sexualmente dominantes, que no pueden sentir, que no pueden demostrar debilidad, que no les puede gustar el rosado, que no les debería gustar cocinar, que son los principales proveedores, etc. Como lo señala Diana Herman, seguimos promoviendo la socialización de los hombres a través de los valores del control, la dominación, la ira, la agresión y la competitividad.   

Esto claramente lleva a que los hombres sientan afectada su masculinidad cuando tienen al frente a una mujer transgénero que se sale de esa idea de feminidad y de “ser mujer” que nos ha vendido la sociedad y que tenemos tan arraigada en nuestros pensamientos. Deberíamos ser un poco más críticos y racionalizar el hecho que el binario del sexo es una construcción social, así como lo es todo lo que acarrea ser “hombre” o ser “mujer” en nuestra sociedad. A lo que voy con esto es que este tema no es blanco o negro como lo han querido vender por tanto tiempo. Así que así como en Siete Polos defendemos la diversidad que hay en el feminismo también defendemos la diversidad que hay entre mujeres y en nuestra identidad.  

Lo que vemos en el caso de Mara, y seguramente habrán vivido muchas mujeres transgénero a lo largo de su vida, es que no son más que objetos de deseo para los hombres. Y apenas ellos se enteran que hay una característica en su cuerpo que no coincide con lo que la sociedad ha establecido que debe ser una mujer, su masculinidad se ve afectada completamente y el rechazo es prácticamente inmediato. Mejor dicho, en nuestra sociedad hemos establecido que el “macho” es el que lo mete. Por eso, los hombres gays reciben tantas críticas que ponen en duda su masculinidad. Aunque no debería ser así. Y por esto mismo es que en el sexo heterosexual los hombres asumen que lo único que debe pasar es la penetración. Amigxs, dense cuenta de lo equivocados que están.   

Conversando con otra pola, me hizo ver un punto que no había contemplado y es que el deseo sexual del hombre hacia la mujer no contempla a la mujer como un ser pleno sino como un objeto con tetas y vagina que existe para complacer sus deseos y para responder a esa figura de “macho”. En ese sentido, vemos con claridad cómo las mujeres trans les gustan hasta que se enteran de qué es lo que tienen entre las piernas y su masculinidad vuelve a verse afectada.  

Como lo he mencionado en otras oportunidades, es fundamental apostarle a las nuevas masculinidades, aquellas que permiten al hombre ser más humano y real y que lo alejen de representar o querer estar acorde con los estándares de “machito” que han sido impuestos por nuestra sociedad y que tanto daño nos han hecho.

Como vemos, las mujeres trans son afectadas por dichos estándares pero su situación es mucho más compleja y debería alertarnos a todas las personas. Según la abogada y activista, Matilda González, el círculo de exclusión, pobreza y violencia en el que viven las hace más vulnerables. De hecho, señala que de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos la expectativa de vida de una persona trans es de 35 años. Así que desde Siete Polas esperamos poder trabajar de la mano con mujeres trans para visibilizar su lucha, para aprender de ustedes y para hacer de este mundo un lugar más digno para cada ser humano.

Como Mara hay muchas mujeres a nuestro alrededor, así que hoy quiero celebrar a las personas trans que, a pesar de vivir en una sociedad patriarcal y que no está acostumbrada a vivir en la diferencia, han sido valientes, han levantado sus voces para ser ellas mismas y han sido capaces de construir su identidad sin dejarse permear por lo que la sociedad nos impone. ¡Gracias por el ejemplo que nos dan a todas las personas cada día!

This entry was posted in: Columnas
Tagged with:

por

Camila Pérez es una mujer independiente, con carácter, polifacética y feminista. Estudió ingeniería química y administración, sabiendo que podía dedicarse a cualquier cosa. Cuando se propone algo no descansa hasta conseguirlo. Bogotana pero con gran influencia paisa. Y es de ahí, con las mujeres de su familia, empezando por su mamá, que se dio cuenta del poder que tiene la sororidad. Siempre está cuestionando no solo el mundo a su alrededor sino a ella misma. Esos cuestionamientos y decir siempre lo que piensa han hecho que algunos se sientan incómodos con su presencia. Pero también le han permitido conocerse mejor y entender que, contrario a lo que dice la sociedad, no hay límites para las mujeres y que cada una debe ser y hacer lo que quiera. Por eso, ella siempre es, no importa dónde o con quién esté. Así que en un mundo en el que nos educaron para envidiar a las demás, desde muy pequeña aprendió a ser más fuerte y más grande que eso. No se compara con nadie porque ha entendido que cada uno tiene su propio camino. Por esto, no anda disculpándose por no ser lo que los demás esperan y tampoco lo hará cuando cuestione los micromachismos que nos afectan en el día a día de formas sutiles y silenciosas pero aceptadas.

1 comentario

  1. Diana Sierra says

    Para mí el feminismo se traduce en hacer preguntas de doble vía…y la verdad es que el tema transgénero me confunde bastante. Soy muy heterosexual. Si un hombree atrae y me lo quiero comer… Espero el set de un organo sexual masculino, no espero unas tetas ni una vagina. Es esto bajo su concepto machismo? Porque se habla solo desde la perspectiva de un hombre que se encuentra con un trans? No hace parte también de la libertad de mente y cuerpo, ser claros desde un principio?

    Me gusta

Responder a Diana Sierra Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.