Favoritos de las Polas
Dejar un comentario

La resistencia de las futbolistas españolas

El equipo de fútbol masculino de Panamá se clasificó por primera vez al mundial de fútbol este año. Hace unos días circuló por redes sociales un video de dos comentaristas panameños llorando apasionadamente mientras escuchaban el himno de su país sonar por primera vez en la historia en este escenario.

En el 2015, el equipo de femenino de fútbol en españa logró el mismo desafío. Clasificó por primera vez en la historia a un mundial de la FIFA. Pero la reacción de los españoles, los técnicos, y la federación española de fútbol es la contraria a la de los comentaristas panameños. Fue una reacción de indiferencia casi absoluta.

Tras ser eliminadas en la fase de grupos del mundial de Canadá, las mujeres del equipo de España, lideradas por si capitana Vero Boquetes, armaron un motín. No más técnicos indiferentes y abusadores. No más árbitros que se retiraban del partido para responder una llamada. No más falta de asistencia para preparar partidos. No más falta de planeamiento de juegos amistosos. No más viajar al país sede del mundial apenas 72 horas antes de su inauguración.

Tras escuchar de su equipo que el fútbol femenino es un hobby y no una profesión, las futbolistas españolas formaron la resistencia y se negaron a seguir siendo ciudadanas y deportistas de segunda.

Les queremos recomendar el episodio 10 del Podcast “We Came Here to Win” que cuenta la historia del motín de las futbolistas de la voz de Boquetes y sus compañeras. La resistencia también vive en el deporte.

https://itunes.apple.com/fr/podcast/we-came-to-win/id1369393702?l=en&mt=2&i=1000413631284

This entry was posted in: Favoritos de las Polas
Tagged with: , ,

por

María Paula Toro, alias Pio. Creció en una familia en la que sus tías creen que es perezosa por sugerir que los hombres pueden recoger los platos de vez en cuando y sus tíos creen que es radical por decir que tocar un plato una que otra vez no hace que se les caiga el pene. Su papá tiene el carácter de hacer cosas en la casa aún cuando nadie se lo pide, y su mamá siempre agradece esa "ayuda". 14 años en un colegio del Opus Dei le enseñaron el arte de la "administración del hogar" y el pudor que debe tener ante su propio cuerpo pecaminoso. Dos décadas de ser mujer le enseñaron sobre la culpa: la culpa de comer un postre que la hace feliz, la culpa de responder mal a alguien que la trata mal, la culpa de sentir placer cuando, como y con quien quiere. 25 años de pensamiento crítico la convirtieron en feminista, pacifista, anti-racista, anti-capacitista, anti-clasista, animalista, humanista y activista (y del lobby gay, por si acaso). Si vinieron en busca de alguien que les diga las cosas con dulzura y en buen tono, vinieron al lugar equivocado, porque frente a la igualdad entre seres humanos ningún compromiso vale.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.